ENTREVISTA A DAVID MORA. EL MATADOR SOLIDARIO

David Mora 7 

EL HOMBRE. EL MATADOR SOLIDARIO

 Personalmente, he asistido a muchas corridas del maestro.

Con el paso del tiempo, David Mora, ha conseguido recoger la siembra de la “solera y el buen hacer” en el arte de cuchares.

Recuerdo el día en que le solicité una entrevista para nuestro blog del “Ateneo Taurino”. Acababa de recoger un merecidísimo premio a los Valores Humanos por su solidaridad con la desgracia ajena, que entregaba el Círculo Bienvenida, en el teatro Muñoz Seca de Madrid.

En el mes de Septiembre, David mataba en solitario, en la plaza de toros del Real Sitio de Aranjuez, seis toros a beneficio del banderillero Vicente Yangüez” El Chano”, postrado en una silla de ruedas a consecuencia de una grave cogida en los ruedos.

Como he comentado, he visto muchas faenas del matador, pero aquél día, en Aranjuez, no solamente dejó claro que comenzaba a pisar la senda de los grandes en la faena de capa, muleta y estoque. Dejó claro también en las barreras, tendidos y palcos de la bicentenaria plaza, que la humanidad y el buen hacer no son patrimonio exclusivo de los que a ello se dedican. Ante cualquier profesión, por importante que ésta sea, primero pasea la humanidad y tras ella la profesionalidad, como el caso que nos ocupa.

Con traje goyesco, enfundado en un terno blanco, bordado con hilos de seda negra (vino a mi recuerdo un traje que solía lucir mi padre, blanco y azabache), David no solamente paseó su buen hacer en el ruedo, sobre todo con el sexto y último toro de la corrida, al que cuajó una gran faena. También cubrió la plaza de humanidad y humildad torera (que también existe. Sobre todo en los grandes).

No quiso salir a hombros. Ya había anunciado ese día “que el protagonista era “El Chano”, y que de lo que se trataba era de ayudar a un amigo”.

David ni salió a hombros, ni como gran figura.

Yendo al lugar que ocupaba el “El Chano”, le hizo bajar al albero, y entre los dos brindaron al público una pintura solidaria, en dónde se hizo personaje al banderillero, que a la misma altura del matador, seguidos de la cuadrilla, accedieron a la puerta grande de la gloria, mientras un público enfervorecido por el gesto y la gesta, llenaba de aplausos del corazón la bicentenaria plaza del Real Sitio de Aranjuez.

Este es nuestro personaje. Esta, la entrevista.

David Mora: el hombre…, el matador.

Fdo.- Pilar Guardiola Flores

DAVID MORA AL COMIENZO DE LA ENTREVISTA

DAVID MORA AL COMIENZO DE LA ENTREVISTA

 

 

DAVID MORA. EL PRÍNCIPE DEL CUENTO

Dicen que la impuntualidad es cosa femenina. Pero algunos hombres también hacen uso de ella. Aunque, da igual el número que marque el reloj, cuando esperas a alguien así. Con una voz, entre dulce y firme, pide disculpas, y a los pocos segundos, esa mirada que anuncia nobleza, hace que se te haya olvidado la hora que es. ¡Tienes los mismos rasgos que un Cristo de la imaginería sevillana!, le comenta nuestra Pilar Guardiola. Y, es cierto, su cara y su forma de caminar desprenden el mismo “señorío” que El Gran Poder. Pero, más allá de las galanterías, propias de un príncipe de cuento, David Mora transmite esa naturalidad, innata en aquellas personas, con ese don, que hace sentir a gusto a todo el que le rodea.

Paula. – Hace unos días se ha vivido la Gala de los Goya más torera de su historia de la mano de “Blancanieves”. Es un cuento de toda la vida, con la marca España mostrada sin complejos y sin ocultar una estética añeja, que nada casa con los gustos de este siglo. ¿Los clásicos vuelven a estar de moda?

David. – Sin duda, los clásicos nunca van a pasar de moda y son los que van a perdurar en el tiempo. Personalmente, me ha hecho mucha ilusión este triunfo y, más, sabiendo cómo es la película, ¡que es muda! y, aun así, que haya sido capaz de llegar a alcanzar tantos premios. Es un éxito porque, del modo en el que el mundo del toro está marginado en todos los aspectos sociales, se ha demostrado cómo, todas las personas que se han acercado a ella, lo hacen con una actitud positiva hacia la Fiesta.

 

“Un héroe es el que intenta hacer el bien a los demás. No importa de dónde venga, a dónde se dirija o a lo que se dedique”

Paula. – Unos de los escenarios principales de esta película fue la plaza de toros de Aranjuez. En esas mismas “tablas” se vivió, hace unos meses, una escena de solidaridad entre dos amigos. Cuando se habla de ella, ¿qué sensaciones le vienen a la memoria?

David. – Es una plaza que ha sido un escenario por dónde han pasado todas las figuras de la Historia del toreo. Así que, llegar a conseguir algo tan importante como el indulto, del año antes, a un toro de Alcurrucén en un coso histórico, algo que nunca había sucedido allí, fue algo muy bonito. Y, al año siguiente, cuando me ofrecieron hacer algo especial, coincidió justo en el momento en el que Vicente estaba en el hospital y no lo dudé, en proponer la encerrona en esa plaza “talismán”, tan bonita y con tanta solera.

Paula. – En los cuentos hay siempre héroes, en la vida real alguno queda. De hecho, para muchas personas los toreros sois considerados como tal. Y ¿quién es un héroe para usted?

David. – Un héroe es el que intenta hacer el bien a los demás. No importa de dónde venga, a dónde se dirija o a lo que se dedique. Aquellos que intentan hacer las cosas “por derecho”. Para mí, los héroes son esos amigos que están siempre ahí, pase lo que pase. También un héroe importante es José Tomás, una persona que ha marcado su propia historia y ha sido capaz de solventar los problemas, que te vienen cuando te juegas la vida de verdad.

Paula. – Es una persona familiar, tiene tres hermanos y, de esa conexión especial que nace de madre a hijo, ¿qué máximas vitales le ha inculcado su madre?

David. – Ella me ha inculcado la fuerza. Recuerdo de pequeño, cuando nos levantábamos y llegaba mi madre, a las seis o siete de la mañana de hacer portales, y nos preparaba, nos llevaba al colegio y, lo hacía, después de venir de limpiar. Con sus virtudes y sus defectos, como todos los seres humanos, ella me ha mostrado ese cariño, ese sacrificio y esa forma de ser tan trabajadora.

Paula. – Dentro de sus ilusiones, ¿se encuentra la de ser papá?

David. – Claro qué sí, es algo que siempre te marca. A quién no le gustaría, el día de mañana si algo te sucede, tener una descendencia.

 

“Son tiempos en los que volvemos a esas cosas sencillas y esto nos va a reforzar para saber valorar todo lo demás, cuando lleguen épocas mejores”

 

Paula. – La sociedad hoy vive “patas para arriba” y, en una realidad, bastante amarga. ¿Qué cosas cambiaría de ella, para crear un mundo diferente, en el que le gustaría que viviesen sus hijos?

David. – El día que tenga hijos, lo que me gustaría que fuese diferente para ellos, sobre todo, sería que viviesen lo que yo no he podido sentir de pequeño. Quisiera poder darles algún capricho de más, poder consentirles. Tampoco en el sentido de malcriarles, pero sí que ese juguete bonito, con el que sueñan toda la vida, puedan tenerlo. Son cosas insignificantes, pero que, si las vives de niño, valoras la importancia que tienen para ellos.

Pilar. – Comenta que se crió con necesidades, ¿a qué cree que se debe que la gente joven sienta una insatisfacción, tan grande, que no sean capaces de encontrarse?

David. – Quizás, lo que te marca cuando tienes necesidad es que, a largo plazo, si eres capaz de conseguir lo que anhelas, te hace sentir que no se te ha acabado el mundo. Pero cuando sucede al revés, empiezas teniéndolo todo, llega un momento que todo te cansa. Pero hay cosas en la vida, tan sencillas como que te regalen una bicicleta y te vayas a la sierra a dar un paseo o irte a comer un bocadillo de tortilla al campo y beberte una botella de vino con unos amigos. Éstas son cosas que todo el mundo puede permitirse y, de verdad, “te alimentan”. Ahora, son tiempos en los que volvemos a esas cosas sencillas y esto nos va a reforzar, para saber valorar todo lo demás, cuando lleguen épocas mejores.

Paula. – Regresando a nuestra “Blancanieves”, en el mundo del toro ¿quién envenena la manzana? Tal vez, ¿Los políticos?

David. – El que a mí no me guste un espectáculo, no implica que me tenga que quejar por él, ni mucho menos prohibirlo. Hemos de respetar y dejar que cada uno sea feliz con lo que le guste.

Paula. – Algunos compañeros se han atrevido a lidiar en otros ruedos, los del mundo de la moda. ¿Le apetecería?

David. – Todo lo que sea toreando sí. Pero temas de moda, en pasarela, yo no me termino de ver. Aunque, por supuesto, es respetable.

 

“El primer traje de luces que tuve propio, un azul pavo y oro, lo conseguí siendo uno de esos locos montados en una moto repartiendo pizzas”

Paula. – ¿Recuerda de qué color era su primer vestido de torear?

David. – Hay un par de anécdotas, respecto a la primera vez que me vestí de luces. Recuerdo, que en la Escuela taurina me ofrecieron ir de sobresaliente, para ir a  Castillo de Bayuela, un pueblo toledano donde se lidian novillos, muy fuertes, y en medio de la plaza del pueblo. Entonces, el director de la escuela de Alcorcón, me llevó un vestido de cuando él fue novillero, pero aquello no era oro, ¡era cobre! Yo llegué con toda mi ilusión, porque era la primera vez que me ponía un vestido de torear, y, claro, me creía que llevaba el de Manolete. Antes, había llegado el último y mis compañeros novilleros ya cuajados, no me habían visto. Así que, cuando salgo del vestuario de la piscina del pueblo, y me miran y dicen “¡Anda, mira el sobresaliente, si parece Machaquito!”, ¡yo ya me vine abajo! (comenta entre risas). La segunda anécdota, viene con el primer traje de luces que tuve propio, un azul pavo y oro, que conseguí siendo uno de esos locos montados en una moto repartiendo pizzas.

Paula. – ¿Alguna manía que se pueda confesar?

David. – El tema de las horas es mi suplicio. Alguna vez, mis banderilleros se han tenido que liar el capote de paseo entrando en la plaza y hemos tenido que ir corriendo. Puede que me pase, porque soy una persona muy tranquila. Luego, si las cosas no “han rodao” esa tarde, trato de cambiar algunas cosas cotidianas que haya hecho antes, por ejemplo, si he comido en un sitio, cambiarlo.

Pilar. – Momentos antes abrirse el portón, de una plaza de mucho peso, ¿qué se siente?

David. – El miedo que sientes, en ese momento, es algo que sólo sabemos los que lo vivimos en primera persona. Siempre piensas, aunque te hayas preparado mucho, que nunca es suficiente. Luego, cuando sale el toro vas viendo, poco a poco, lo que debes hacer.

Paula. – Formule un deseo, en voz alta, que quiera que se cumpla en este 2013.

David. – Que este año finalice, mínimo, como el año pasado.

 

Fdo. Paula Portas

INICIANDO LA ENTREVISTA

INICIANDO LA ENTREVISTA

 HOMENAJE AL CHANO EN LA BICENTENARIA PLAZA DE TOROS DEL REAL SITIO DE ARANJUEZ

HOMENAJE AL CHANO EN LA BICENTENARIA PLAZA DE TOROS DEL REAL SITIO DE ARANJUEZ

HACIENDO EL PASEILLO CON EL CHANO EN ARANJUEZ

FIN DE LA CORRIDA

FIN DE LA CORRIDA

2012_09_07 ARANJUEZ IMG_0780

UN PASILLO HACIA LA ESPERANZA

UN MOMENTO DE LA ENTREVISTA

UN MOMENTO DE LA ENTREVISTA

plaza1

FIN DE LA ENTREVISTA

FIN DE LA ENTREVISTA

DESDE ESTE “ALBERO TAN PARTICULAR”, NUESTRO PROFUNDO AGRADECIMIENTO A LA FOTÓGRAFO, ANA GARCÍA, QUE HA HECHO POSIBLE GRAN PARTE DE ESTE REPORTAJE FOTOGRÁFICO JUNTO CON UN GRAN PROFESIONAL Y AMIGO, CHELE ORTÍZ( FOTÓGRAFO).

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ENTREVISTAS. PERSONAJES DEL MUNDO CULTURAL. MATADORES DE TOROS., EVENTOS SOCIALES Y CULTURALES y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s